martes, 26 de junio de 2018

DUDAS SOBRE EL USO DEL CONDÓN, DE UN INEXPERTO


Resultado de imagen para condon masculino

Fidel, 19 años,
estudiante, Monterrey, Nuevo León
A veces nos da pena preguntar lo que no sabemos. Pero lo cierto es que las preguntas sólo sirven para eso, entonces ¿para qué disimulamos? Dicho esto, y conteniendo el pudor de mi inexperiencia, le quiero preguntar una serie de cosas que me atormentan:
1) ¿En qué momento me pongo el condón? Aunque le parezca una estupidez, no lo sé. 2) ¿En qué momento me lo quito? Ya que parece otra estupidez, pero tampoco lo sé. 
3) ¿Se pone igual si tengo la circuncisión que si no la tengo? Yo no la tengo.
Si me aclara esto seré feliz, porque entienda, doctora, que no puedo llegar a la farmacia preguntando esto. Tampoco con mi padre ni mi mamá, y ya decidí que menos con los amigos que me responden puras estupideces. Prefiero así. Agradezco si me responde.



LA DOCTORA RESPONDE:

Imagen relacionada     Te sobra razón, amigo. Tus cuates no siempre son los más informados, sino a veces son los mismos que perpetúan errores porque nadie tuvo los pantalones de preguntar. No te preocupes por la pena, dice el refrán que “más vale ponerse una vez colorado que cientas amarillo”. Siento que tu pregunta sirve para un montón de personas que tienen las mismas dudas y ahí se quedan, confundidos en silencio y a veces malogradamente experimentados. Vamos a ellas, que preguntar es de sabios. 

1) El condón se pone una vez que el pene está erecto, paradito, no antes. No te preocupes porque esto rompa el encanto, no es cierto. El encanto de nuestros tiempos es saber que te cuidas y que cuidas a tu pareja, no hay otro más operante fuera de romanticismos estériles. Lo mismo que hay que emplear un tiempo en quitarte la ropa (porque no llegas encuerado), pues también hay que emplear otro espacio en ponerte la ropa del amor, el condón, “algo ilustre” si piensas que te vistes para la ocasión. No somos animalitos “a pelo”, somos humanos conscientes. No te traumes por este lapso, al contrario, presume de ello y juega con tu pareja a ponerlo. 
2) El condón hay que retirarlo inmediatamente después de eyacular, cuando el pene todavía está erecto y paradito. No hagas la estupidez de quedarte dormidito adentro porque el pene se vendrá abajo, se quedará chiquito, y entonces el condón se zafa y se vacía, con lo cual la protección no habrá servido de nada. Tras llegar al orgasmo, agarra el condón desde la base de tu pene y lo retiras lleno del eyaculado, así no hay problemas. Luego si quieres vuelves al abrazo, que por cierto es muy rico. 
3) Si no tienes hecha la circuncisión, conviene que te descapulles el pene antes de poner el condón. Es decir, que retires hacia atrás la piel de la cabeza del pene de modo que lo dejes libre para eyacular dentro de él y no asfixiado.  Pura lógica, ¿ok? Gracias por preguntar, gracias a nombre de los silenciosos que hacen tonterías en silencio. Te admiro, amigo.

…preguntar es de sabios.


Fuente: "Los Casos de la Dra. Anabel Ochoa"
Editorial Aguilar

 D. R. © Anabel Ochoa, 2011
De esta edición: D. R. © Santillana Ediciones Generales, S.A. de C.V.



lunes, 4 de junio de 2018

VOLVER A SER VIRGEN


Doctora, yo ya no soy virgen y eso me preocupa. He oído que se puede reconstruir la virginidad, ¿es verdad que existe una operación para esto? Me interesa porque ya rompí con mi novio (el que me estrenó), y no quisiera que el hombre con el que me case me venga a reprochar esto algún día. Yo quisiera volver a estar como estaba. Oriénteme por favor.


Amelia, 18 años, estudiante, Morelia, Michoacán

La Dra. Anabel Ochoa responde:
Amelia, el ser humano nunca vuelve a estar como estaba, afortunadamente, porque de otro modo nos quedaríamos infantiles, congelados, lelos y sin evolución toda nuestra vida. Desde luego que existe una estúpida intervención quirúrgica para reconstruir esa membrana en la vagina que llamas “virginidad”. Pero, ¿sabes lo que yo operaría?: yo llevaría al quirófano nuestro absurdo prejuicio como sociedad exigiendo sellos de garantía para las mujeres. Yo cortaría con el bisturí del razonamiento el prejuicio, en lugar de invertir en operaciones de enmascaramiento para seguir perpetuando las mentiras, para maquillar las exigencias esclavizantes que condenan a una mujer como si estuviera usada. Eres muy joven amiga, y nos queda mucho tiempo para aclarar las ideas en vez de las cirugías. Te pido que te mantengas cerca de nosotros, en la radio, en nuestros libros, en nuestras pláticas; en todo ello encontrarás información para mejorar el criterio respecto a ti misma. Tal vez así te ahorres un montón de dinero y de mentiras. A ti no te falta nada, le falta a la sociedad ser más honesta. Si resulta que “tener experiencia” es bueno para conseguir trabajo; si también tener experiencia sexual es bueno para un hombre, entonces ¿por qué para ti va a ser un defecto? Mejor quedamos de acuerdo y adquirimos los valores parejitos para ambos sexos.

domingo, 9 de abril de 2017

Las frases de la Dra. Anabel Ochoa: Juventud y sexualidad

Los jóvenes merecen seriedad respecto a la sexualidad, con información veraz y comprensible que les permita asumir su sexualidad, la que ellos elijan desde el respeto a sí mismos y a los demás.

- Dra. Anabel Ochoa

Me violaron en la universidad, pero no se lo he dicho a nadie. Me siento muy mal y no sé qué hacer

Por Dra. Anabel Ochoa

Lo primero es saber que s muy importante decirlo. Hablar, cura, y esto no es una frase gratuita. Decirlo a alguien supone elaborarlo, entenderlo, a veces el silencio parece una defensa, pero en realidad es una huida hacia dentro, entender mal los procesos humanos, y condenarse a graves consecuencias en el futuro.

Creo que, de plano, algo estuvo mal cuando no hablaste con nadie en su momento, porque me da la sensación de que esto ocurrió ya hace tiempo. Igual te sentiste culpable, cosa que es frecuente en las personas violadas. Siempre existe la sospecha: yo me lo busqué, yo lo propicié, tal vez mi ropa. Amiga no hay justificación a este nivel, hagas lo que hagas, digas lo que digas, vistas como vistas nada amerita una violación; pero esto cuesta entenderlo.

No hiciste  nada en ese momento pero es importante que hagas algo ahora. Primero busca a las personas más cercanas, de más confianza para compartirlo, para contarlo; se sentirás mucho mejor y ese es el primer paso. No obstante, yo te quiero encaminar a un grupo de autoayuda, porque insisto, como otros casos mencionados en este libro, la violación y abuso siempre ameritan una terapia psicológica.No juegues con que no me importa, con que  ya se te paso el susto, que casi ya lo olvidas.

Las secuelas en la mente, en los sentimientos, en tu forma de relacionarte con los demás, especialmente con los hombres, pueden ser terribles y modificar en forma radical tu vida posterior. No hay derecho, no le dejes ese premio al violador, es menos importante lo que te hizo que la manera como te lo tomaste. Quiero que vayas a terapia además de compartirlo con alguien más, como lo has hecho aquí. Acude con ADIVAC que son expertos: es un grupo de autoayuda para personas víctimas de abuso sexual. No importa si fue hoy, ayer o hace veinte años. Allí obtendrás terapia especializada, apoyo psicológico y ayuda legal, pues muchas veces es importante la denuncia. Tú decides, yo no presiono, ahí te van los datos: ADIVAC (ASOCIACION PARA EL DESARROLLO INTEGRAL DE PERSONAS VIOLADAS, A.C.) En Ciudad de México… Dirección: Salvador Díaz Mirón 140 Santa María La Ribera Entre Sabino y Naranjo, a dos calles de la alameda de Santa María. Cuauhtémoc, Ciudad de México.  Teléfonos: 55 5682 7969, 55 5547 8639.  Fax 55 5543 4700 Correo electrónico: adivac@adivac.org
Website> www.adivac.org


Fuente:     “Más Respuestas Para Vivir una Sexualidad Inteligente y Segura”
Autora:      Dra. Anabel Ochoa     Editorial:    Selector

viernes, 26 de agosto de 2016

Hombres; ¿Por qué debemos revisarnos la próstata y qué tiene que ver eso con la vida sexual?


No resulta nada extraño que un hombre tenga que revisar su aparato genital interno o externo. Basta pensar que la mujer parece nace como muñeca rota y siempre necesita la revisión de un ginecólogo, frente a eso el hombre se cree ser un ser perfecto, inmutable, al que nunca le pasa nada. Sin embargo, la realidad confirma que también el hombre se enferma de las partes íntimas, y una revisión a tiempo puede evitarle problemas que tienen que ver, incluso, con la muerte. Es decir, existe cáncer de próstata, cada vez más frecuente. Pero es un cáncer totalmente curable si se detecta a tiempo.
¿Qué es la próstata? Es una glándula, es un órgano interno en el vientre de los hombres. Diríamos que tiene forma como de relojito, de cuyo centro nace el pene. Esta próstata tiene que ver con la fabricación de sus hormonas sexuales, con la erección, con la eyaculación, absolutamente con todas las funciones viriles; hasta con el placer, porque se le llama el punto G masculino. Esta zona se puede enfermar y no te enteras sino te revisas. Por eso hoy en día es aconsejable que así como la mujer visita al ginecólogo para sus revisiones periódicas, también el hombre debe acudir al urólogo para que, si algo empieza a estar mal, se puede resolver de inmediato. Porque si se inflama, si presenta un proceso canceroso y no se atiende, luego igual ya es tarde.
La próstata tiene que ver con la vida sexual, pero también con la salud, con el impulso de vida pero también de muerte. Así que, ya saben caballeros, a revisarse se ha dicho.

Fuente: “Más Respuestas Para Vivir una Sexualidad Inteligente y Segura”

Editorial: Selector.

miércoles, 24 de agosto de 2016

La terapia de pareja Para qué nos sirve?

Mi mujer está dale que dale con que vayamos a una terapia de pareja, pero eso ¿En qué puede ayudarnos?

Por Dra. Anabel Ochoa

Los terapeutas de pareja son especialistas, precisamente, en los conflictos de una pareja y no hay que tenerle miedo a esto. A veces pensamos que un psicólogo es para los locos; yo diría que es al revés, es loco quien no considere la ayuda de un psicólogo.
Una pareja se enferma, como enferma cualquier ser humano en cualquier dimensión. Es decir, si de pronto yo padezco de la vista no me parece humillante acudir al oculista, que me pongan lentes incluso o que me digan que no veo nada y que me aconsejen hasta la intervención quirúrgica. Lo mismo si me duele una muela y no  por eso me siento menos hombre o menos mujer. A este nivel nos falta cultura, pues nos dio por pensar que el cuerpo se enferma y la mente no. Esto es un error tremendo. Finalmente la mente y el cuerpo son la misma cosa, son parte de un todo, no conozco cuerpos sin cabeza ni tampoco cabezas sin cuerpo. Por tanto, el humano es un todo que interactúa, de modo que hasta una idea en el pensamiento se convierte en una reacción hormonal, en síntomas y hasta se refleja en la piel, este humano necesita muchos especialistas para cada cosa. No se vale aceptar el de la boca, el de los ojos, el de la rodilla, pero de pronto no aceptar que existen especialistas en parejas. Porque, efectivamente cuando se entra en conflicto, el problema es que la pareja ya está enferma en cuanto a su relación y repite los síntomas sin poder escapar del círculo vicioso.

Cuando una pareja empieza a ver que se repiten las mismas frases, yo diría que ése es el primer síntoma de que hace falta ayuda. Ayuda de un especialista sin mayor conflicto que, insisto, ir al dentista por la boca, o al oculista por los ojos; los psicólogos de pareja están preparadas para ayudar a que la pareja dialogue. No es una garantía de que se salve, no todas la parejas se salvan, de pronto hay lugares imposibles, o errores que se remontan al inicio de la relación y hablan de una incompatibilidad de caracteres. Otras veces, más de la mitad por cierto, la pareja fue bien elegida pero se cae en una especie de obsesión insistente, de callejón sin salida, se topa con pared. Ahí el asesor de pareja, el terapeuta, el especialista, tiene las herramientas profesionales suficientes para que ellos puedan dialogar, cosa que parecían haber olvidado. Por tanto, si tu pareja está en crisis y va en picada, no utilizar este recurso sería un error tremendo. Es de  sabios preguntar y es de ignorantes el sentirnos autosuficientes en todo. Una terapeuta de pareja puede ser un arma tremendamente útil en un momento. Un terapeuta de pareja puede ser un arma tremendamente útil en un momento en que dos están en crisis.

Fuente: “Más Respuestas Para Vivir una Sexualidad Inteligente y Segura”
Autora: Dra. Anabel Ochoa

Editorial: Selector.

martes, 9 de agosto de 2016

He abortado dos veces, pero pienso que la tercera es la vencida y lo mismo me muero ¿Qué puedo hacer?

Es completamente absurdo que juegues con los refranes de “la tercera es la vencida”. La tercera es la vencida cuando no sabemos algo, cuando es cosa del azar. Pero, amiga, lo que te falta es absolutamente información. Si has abortado dos veces significa que, por lo menos dos veces te has embarazado sin quererlo. Sólo me queda pensar que, o no  tiene información sobre los métodos anticonceptivos, o no la usas, o tienes miedo a pedírselo al hombre…

Porque puedo creer en un fallo fortuito en tu vida, en dos está más difícil, pero si hablas de tres, ya parece un asunto suicida, abortando hasta la muerte, vamos.
Yo no creo que quieras morirte, por eso me estás preguntando qué puedes hacer. ¿Y qué puedes hacer? Muy simple. Primero infórmate sobre los métodos anticonceptivos, estos métodos están desarrollados desde mediados del S. XX, es decir, que ya hace muchos años que la humanidad cuenta con muy diversos sistemas de lo más efectivo para un sexo placentero que no genere embarazos indeseados.

Por mucho que veas lucha social en favor o en contra del aborto, quiero aclararte una cosa: no existen las abortistas. Hay grupos que están a favor de una ley de aborto y existen grupos que son absolutamente antiabortistas. No obstante, no conozco ninguna mujer en el mundo a la que le guste abortar. Digamos que puede llegar un momento extremo de falla, de error, una violación; pero eso de la tercera es la vencida es completamente absurdo. Hasta las feministas más avanzadas del mundo dicen: anticonceptivos para no abortar y aborto para no morir. Pero tu parece no has llegado ni a la primera fase. Si tienes sexo, también debes tener un sistema de protección. Es muy sencilla la tarea de informarte, hoy en día, de los métodos anticonceptivos adecuados para ti.

La sexualidad no tiene por fin procrear sin querer; la sexualidad tiene por meta el gozo de una pareja; engendrar un hijo será el día que tú quieras. Es un error la manera en que estás viviendo la sexualidad. Planifica tu vida y tu cabeza, antes de quitarte la ropa, amiga.

Fuente: “Más Respuestas Para Vivir una Sexualidad Inteligente y Segura”
Autora: Dra. Anabel Ochoa

Editorial: Selector.

miércoles, 3 de agosto de 2016

¿Porqué me siento humillada cuando voy al ginecólogo?

Por: Dra. Anabel Ochoa

Te sientes humillada porque es una cuestión absolutamente cultural relacionada con el sexo. Creo que no te sientes humillada si vas al dentista y te pide que abras la boca; puedes tener miedo, pero no te sientes humillada. Tampoco si vas al oculista y te explora el ojo;  sin embargo, en esta cultura machista, el mostrar los genitales, evoca por delante una amenaza que te transmiten las madres. Primero de niña: que ahí no tienes nada y que ni te toques. Luego que es una cosa importantísima que debes cuidar porque todos los hombres te van a querer hacer daño.
Este tipo de mensajes quedan grabados en nuestra mente y son terribles, de manera que si vas ir al doctor y en vez de mirarte la boca, o explorarte el ojo, te dice que abras las piernas para mirar dentro, te vienen a la cabeza un montón de mensajes confusos.
Empieza a vivir el ginecólogo como alguien que tiene poder sobre ti de andar ahí dentro con licencia. Además porque, claro, una madre te puede impedir el novio, pero jamás el doctor. Entonces este señor con licencia absoluta te abre las piernas, se mete en ese rincón del que te dijeron que antes que muerta que cederlo si no estás casada. Eso hace que la mujer sufra un sentimiento de humillación por abrir las piernas y que un doctor le explore ahí dentro. Es un poco loco que sea humillante algo tan inocente como una exploración, pero les falta razón a las mujeres porque finalmente el ginecólogo no es un extraterrestre que vino en un platillo volador, también es un hombre preso de la cultura machista y no siempre cuenta con la delicadeza suficiente para realizar bien esa exploración. No siempre considera que, según nuestra cultura, para la mujer quitarse los calzones, abrir las piernas y ponerse en semejante postura, resulta difícil.
A ver, relaje su vagina por favor, dicen. Pero quien va a relajar su vagina con un señor metiendo espejitos ahí dentro, cuando te dijeron que eso es un tesorito, que es lo más sagrado? Eso mismo genera que no todos los ginecólogos varones sean honrados y que a veces, por desgracia, aprovechen la vulnerabilidad de la mujer para alguna clase de abuso; es bastante más común de lo que pensamos.

Por supuesto que hay ginecólogos totalmente honestos, pero como dicen: Lo Cortés no quita lo caliente. Por otro lado, yo también me planteo personalmente por qué los diseños de la aparatología ginecológica son tan nefastos, no se ha avanzado nada en este terreno. La mesa de exploración, para empezar, semeja más a un potro de ttortura medieval que a un lugar donde relajarse. ¿Dónde está la tecnología? Aquí parece que no se han molestado porque la mujer carga con todo y acaba poniéndolo donde digan. Para que un hombre lo entienda, que vaya al proctólogo, por ejemplo, que lo pongan en cuatro patas y le metan el dedo en el ano, si por eso la mayoría de los hombres no van nunca; tampoco al urólogo: no le vayan hacer algo en su “cosita”. También por todo esto últimamente prosperan tanto las ginecólogas mujeres, dan mucha más confianza, pero cuidado, lo primero será la capacitación, no porque sea mujer es garantía de calidad médica.

Fuente:     “Más Respuestas Para Vivir una Sexualidad Inteligente y Segura”
Autora:      Dra. Anabel Ochoa
Editorial:    Selector.

domingo, 22 de mayo de 2016

Programa de Radio Desnudo Total de la Dra. Anabel Ochoa

Programa radial en el cual ha sido inspirada esta idea de los dos sitio de Desnudo Total Sin Prejuicios...
En esto está fundamentado nuestra recopilación de material de la Dra. Anabel Ochoa.

N. de R. Te pedimos disculpas debido a la calidad del audio, hace unos años no era posible realizar grabaciones con tanta nitidez y sobre todo cuando lo hizo una persona que no radicaba en la capital del país desde donde se emitía la señal todas las noches....gracias por su comprensión.

Para escuchar dar clik en el siguiente link:


sábado, 21 de mayo de 2016

Frases de la Dra. Anabel Ochoa: Silencio

Aquí hablamos sin pelos en la lengua, a calzón quitado; Hablemos sin temor a las palabras, porque el silencio nos está matando;

- Dra Anabel Ochoa