jueves, 10 de septiembre de 2015

Diccionario Afrodisíaco: Papa

Por: Dra. Anabel Ochoa

Tubérculo comestible, cotidiano en la cocina. Rico en almidón y vitaminas, y además con poder afrodisíaco. En realidad “papa” es el nombre que le dieron los quechuas en Perú, de cuya cordillera andina es oriunda originariamente. A España la introdujeron los monjes carmelitas tras el descubrimiento de América, en un principio como forraje animal. Es histórico el rechazo que causó como alimento humano en toda la población europea que se negaba a comerla por miedo a que fuera venenosa, hasta el punto de que el rey francés Luís XVI se ponía una flor de papa en el ojal de su casaca para tratar de promocionarla, sabedor como era de aquello que podría solucionar la terrible hambruna que padecía en ese momento el viejo continente, el propio Jardín de Versalles contó con un sembradío de papa vigilado día y noche por la guardia real, de modo que los ladronzuelos comenzaron a robarlas y a comérselas al considerarlas un tesoro valioso, hecho que provocó el fin de los resquemores y su consumo masivo en toda Europa. Gracias a ello existen hoy en día como la tortilla de patatas española. Lo único que hay de cierto en toda la leyenda venenosa de la papa es que, efectivamente, cuando le nacen brotes no se debe de comer porque entonces desarrolla una sustancia tóxica ques es la solanina (alcaloide venenoso), palabra que le da su nombre en latín  a la patata (Solanum tuberosum). Pertenece a la familia de las solanáceas junto con el chile y los demás pimientos, el tabaco, la berenjena, el jitomate y el toloache, casi todos ellos afrodisíacos.

Fuente: Revista Desnudarse, de la Dra. Anabel Ochoa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario