viernes, 5 de junio de 2015

¿Cómo es el condón femenino?

Por Dra. Anabel Ochoa

Es bastante más grande que el condón masculino, ya que aquí no va enfundar al pene sino a revestir la vagina por dentro. Trae en su interior dos aros elásticos pero un poco más rígidos que el resto, y ambos tienen misiones importantes. Uno de ellos quedará bien insertado al fondo de la vagina, y no creas que esto molestará al hombre en la penetración, muy al contrario hay quien dice que le da más gusto sentirlo.
El otro aro tiene por misión dejar el condón bien extendido en la vulva, sobre los genitales externos, y esto es  para que la penetración se haga dentro del condón sin equívocos, y no a un lado. Tiene la ventaja de que la mujer lo puede llevar puesto desde muchas horas antes y no tendrá que hacer maniobras extrañas en el mismísimo momento del sexo, aunque hará un ligero ruidito plástico al caminar (por eso es mejor ir a la disco). Pero el problema es nuevamente lo masculino y sus paranoias, porque hay hombres que al descubrir que la mujer lo lleva puesto se sacan de onda pensando que tendrá alguna enfermedad, cuando precisamente es para protegerse, por supuesto evita también el embarazo.

Otro inconveniente es su elevado precio (es cinco veces más caro que el condón masculino), y es por ello que algunas organizaciones feministas los consiguen parcialmente subvencionados para que no paguen siempre las mismas. Una ventaja es que permite cualquier tipo de lubricante aunque sea de aceite, puesto que no son de poliuretano plástico y no de látex.

Fuente:
Libro:         "Respuestas para vivir una sexualidad inteligente y segura"
Autor:         Dra. Anabel Ochoa
Editorial     Selector

No hay comentarios.:

Publicar un comentario