miércoles, 3 de junio de 2015

¿Cuándo hay que ir al ginecólogo?

Por Dra. Anabel Ochoa

A partir del momento en que tienes relaciones sexuales, a la edad que sea, mínimo una vez a al año, para revisarte y saber que todo marcha bien en tus adentros. No te dejes ganar por la pena o el pudor. Para el ginecólogo tus genitales son lo mismo que para un otorrino las narices, y ni modo que se caiga del susto. Claro que la posturita no es muy sensual, pero sería un poco más difícil que te examine con las piernas cerradas o los jeans puestos. Si te da más confianza una ginecóloga mujer, no lo dudes, pero tu criterio debe estar en función de la calidad profesional del doctor y no de su género. En estas visitas tendrás que hacerte la prueba del papanicolau (o la colposcopía) para prevenir el cáncer de matriz. No esperes a tener molestias o problemas para acudir al ginecólogo, utilízalo como asesor para prevenir y no tener que curar.

Si puedes, mejor aún acude en pareja, para que tu compañero asuma ser corresponsable en planes anticonceptivos, reproducción, protección frente a enfermedades sexuales, etc., además de estas visitas, acude cuando tengas: Cualquier molestia, menstruaciones irregulares, dolor, flujo anormal, olor vaginal, comezón, bultos en las mamas, cuando planees tener un bebé, cuando planees no tenerlo, cuando quieras información sobre enfermedades de transmisión sexual, cuando estés embarazada, por supuesto para el parto y después del mismo, en la menopausia y toda tu vida para que tengas calidad en la misma y puedas dormir a pierna suelta.

Fuente:
Libro:           "Respuestas para vivir una sexualidad inteligente y segura"
Autor:           Dra. Anabel Ochoa
Editorial:       Selector

No hay comentarios.:

Publicar un comentario