lunes, 11 de mayo de 2015

Mi amiga lesbiana se pasa...Nos está incomodando

De los casos de la Dra. Anabel Ochoa

Angélica, 19 años, estudiante de psicología, Torreón, Coahuila.

Esta revista es preciosa [Revista Desnudarse] y me ha servido de mucho. Ahora mi consulta es urgente. Tenemos una compañera en la universidad que tras un año de amistad nos platicó su atracción por las mujeres. Nosotros decidimos apoyarla sin límites, pero últimamente nos ha incomodado algunas situaciones y estamos confundidas. Por ejemplo, en el grupo no podemos hablar de chicos que nos gustan porque ella esto le molesta porque los odia como hombres que son. Sin embargo ella sí puede platicarnos de sus relaciones lésbicas con toda la comodidad sin que nadie se queje, Doctora, estoy preocupada porque lo que más deseo es que nos llevemos bien, pero si apenas esto empieza así ahora que está tímida con el asunto ¿Qué va a ser de nuestra amistad cuando ella salga completamente del closet? ¿Cómo actuaremos mis amigas y yo?. Sabemos que en este momento y siempre ella necesita de nuestro apoyo, ya que sus padres la rechazan desde que lo supieron, y nuestro grupo decidió ser su segunda familia. Pero ésta no ha sido la única incomodidad. Cuando vamos a medirnos ropa ella insiste en que nos cambiemos juntas y esto no sé si es paranoia o es que siento que no nos observa como amigas. Espero una sugerencia o un consejo urgente.

La Dra. Anabel Ochoa respondió:

Lo que más me gusta de tu carta es que consideras urgente el saber amar a alguien adecuadamente, esto es ejemplar por sí mismo. Felicidades en principio por ello, es una lección de humanidad sin duda. Pero…Te diré: En la “adopción” que han hecho de la joven por incomprendida han perdido el norte, ustedes y ella.

Por mucho que nos guste románticamente, los amigos no son una segunda familia, son amigos, tanto o más importante que lo anterior pero con distintas reglas. Es decir, la familia puede desechar a un hijo incomprendido, pero también puede absorber  y perdonar sin juzgar a un hijo psicópata o asesino a cambio de nada, tan sólo por la pasión de haberlo parido. Sin embargo lo social, el círculo de los iguales, tiene unas sanas reglas de intercambio bien distintas. Das y te dan o no funciona. En la situación de grupo que viven la regla del respeto mutuo es fundamental. Al parecer esta chava no lo entendió, le dieron la mano y se tomó el brazo. Pasó de ser comprendida en su diversidad sexual a imponer tiránicamente su modo de sentir a las demás. No regresó el regalo, no supo respetar de la misma manera las pasiones e identidades del resto. De manera equivocada e injusta impone dictatorialmente su persona al resto sin reconocer los derechos del otro, precisamente lo que ustedes le estaban regalando. Tendrá que aprenderlo porque aquí no hay compasión ni término medio, lo lamento. O das al grupo algo que te compense para ser querido o te verás rechazado. Esto hay que aprenderlo para sobrevivir en esta jungla porque “por la caridad entra la peste”. El abuso se produjo porque ustedes también cayeron en un sueño redentor, en un delirio afectivo casi materno, que parecía dar todo a cambio de nada. Pero no funciona insisto. Y la prueba la tienes en que ya se andan quejando lógicamente de la ausencia de recompensa emocional al respecto. Si fueran más parcas en la oferta del apoyo, definitivamente resultarían más honestas. Habrá que plantar cara al asunto, y hablar frente a frente las cosas claras, lo que están sintiendo; yo reconozco como diferente, yo te respeto (no te adopto), y te pido lo mismo para que me compense ser tu amiga y esto funcione.
La patología es de ambas partes, revísenlo y no caigan en juego fatídicos que destruyen la buena intención que originó el encuentro. Todos somos raros, todos somos especiales, todos somos incomprendidos, rechazados de alguna manera y solitarios, por eso no nos juntamos y surge el grupo de los “iguales” para consolarnos. Esto habrá que explicárselo cuanto antes, esta verdad en vez de la mentira promisoria de “seas como seas y pase lo que pase”, no es cierto, hay un precio nada indecoroso en lo recíproco, y el humano maduro debe de saberlo al dejar de ser cachorro. En cuanto a lo desvestirse juntas, podrías tener razón, pero no se vale si la admitieron en el grupo como una igual ¿o acaso las demás pueden compartir sus intimidad y ella no?, si notas que te ve con ojos de deseo, el desear no es problema, al contrario es un halago, se trata nada más de que aprenda a respetar los límites y debe de hacerlo cuanto antes. Si la aman en vez de soñarla, sean claras y no anden conspirando incomodidades en silencio. La verdad es el mejor tesoro que tenemos, no dejen de disfrutarla porque ustedes sin duda son buena gente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario